Inyecciones para Várices – La Escleroterapia

Posiblemente ya se haya cansado de probar infinidades de tratamientos y remedios para combatir las várices y sencillamente estás le aparecen nuevamente, o solo le alivia el dolor por instantes. Sin embargo, no debe perder las esperanzas de eliminar las várices de su piel, para ello las inyecciones para várices son una las mejores opciones para acabar definitivamente por las molestas venas varicosas.

En el mercado existen diversas de alternativas que aseguran eliminar las várices, algunos de estos son la terapia con láser, la ablación endotérmica (consiste en el sello de calor en las venas afectadas) y la escleroterapia.

Este último tratamiento se refiere a la inyección de una solución esclerosante en las venas dañadas por las várices. Si desea saber más al respecto y lo conocer beneficios de estas inyecciones, siga leyendo ya que ese es precisamente el enfoque de este artículo.

La Escleroterapia de las Várices

inyecciones para varices

Cuando se trata de la inyección para várices, la esclerosante es la más indicada porque ha demostrado grandes avances en la erradicación y prevención su futura aparición. Siendo esta una de las formas más efectivas aliviar el dolor y a la vez eliminarlas por completo, características que verán manifestadas desde la primera aplicación de la inyección.

La escleroterapia como se llama este tratamiento para las várices, consiste en inyectar una solución directamente sobre la vena que provoca que se minimice la vena varicosa y de araña y después con el paso del tiempo desaparezca.

Este procedimiento dura aproximadamente entre 30 a 45 minutos y se realiza con la finalidad de disminuir la molesta sensación de quemazón, dolor, hinchazón y hasta calambres provocado por las várices.

Cuando a la persona se le inyecta la esclerosante directamente sobre la vena varicosa, se irrita la capa de esta vena ocasionando que esta se hinche y se pegue. Después de varias semanas el vaso se transforma en tejido que al cicatrizar desaparece. De hecho, cada sesión de esta terapia deja como resultado la eliminación entre 30 al 80 por ciento de las várices inyectadas.

La escleroterapia brinda excelentes resultados en las várices pequeñas en un lapso de tiempo entre 6 a 10 semanas, mientras que en las de mayor tamaño de 3 a 4 meses. Es más, si sus venas responden a este tratamiento no deberían reaparecer, pero si con el paso del tiempo estas vuelven a manifestarse puedes acudir a su especialista para nuevas inyecciones.

Recuperación de la Escleroterapia

Al finalizar la terapia de este tipo para erradicar las várices, por lo general se suelen colocar vendas en forma de compresa con la finalidad de aumentar la presión y reducir un poco la inflamación de las venas. Dichas vendas se retiran después de uno o dos días de haber realizado el procedimiento, aunque si el médico lo considera necesario puede durar más días.

De igual forma es normal se presenten moretones y hematomas en la zona afectada producto de este proceso. También es recomendable recomienda hacer ejercicio rutinas moderadas para estimular la circulación sanguínea en el organismo. Es más, si tú te realizas la escleroterapia un área como la pierna es importante que la mantengas elevada.

Riesgos de la escleroterapia

Es normal que cualquier proceso que lleve un tratamiento que penetre la piel conlleva riesgos, entre los cuales debemos considerar la coagulación de la sangre en las venas, reacciones alérgicas al medicamento, inflamación severa y lesiones en la piel que pueden dejar una cicatriz pequeña, pero en algunos casos imborrable.

Quiénes son candidatos 

Para determinar el perfil del paciente que puede someterse a este tratamiento de escleroterapia, lo primeros que debes hacer es acudir a un médico especialista en medicina vascular, y es normal que este someta a un examen de ultrasonido dúplex, el cual consiste en establecer una especie de mapa virtual de las venas que están ubicadas en las piernas cualquier otra área. Este estudio permite al especialista detectar las causas subyacentes de las venas varicosas.

Limitaciones de la escleroterapia

Es muy común que las venas varicosas grandes, las cuales llevan bastante tiempo formándose no respondan tan rápido como lo hacen las várices cuando están pequeñas con este tratamiento de escleroterapia. Es más un margen de pocas personas, al menos un 10 por ciento de la población se someten a este procedimiento y no muestran mejoría alguna, de hecho, las várices se mantienen intactas.

Ante este diagnóstico debe recurrir a otro tratamiento alternativo de gran eficacia como lo es la terapia cutánea por láser. Aunque si está embarazada debe esperar a dar a luz y después en al menos un tiempo de 3 meses someterse a este proceso.