Baños de Asiento para las Hemorroides – Desinflama y Alivia

Las hemorroides son una condición decididamente desagradable causada cuando uno de los “cojines” del canal anal se hincha. Aunque no son peligrosas, las hemorroides a menudo pueden alarmar a las personas cuando experimentan por primera vez el sangrado rectal que a veces puede resultar. El tiempo que tarda una hemorroide en sanar por sí sola depende de unos pocos factores diferentes. Afortunadamente, puede probar un baño de asiento para aliviar las hemorroides.

Un baño de asiento para el alivio de las hemorroides puede ser útil ya que son dolorosas, especialmente durante los momentos que toca defecar. La búsqueda de tratamiento para las hemorroides a menudo es difícil debido a que las personas pueden sentirse avergonzadas de hablar con sus médicos acerca de ello, o ser vistas comprando productos de alivio para las hemorroides, como “Preparación H”.

La buena noticia es que tomar un baño de asiento para calmar las hemorroides se puede hacer en la comodidad de su propia casa. Aquí le vamos a mostrar detalladamente como hacerlo debidamente.

¿Qué es un baño de asiento para las hemorroides?

Un baño de asiento, al nivel más básico, es un baño de poca profundidad en agua tibia para calmar la parte inferior del cuerpo. Específicamente apunta al área del perineo, el espacio entre el recto y la vulva/escroto. La idea es que el agua tibia alivie el perineo, relaje los vasos sanguíneos, la inflamación y mejore el flujo sanguíneo.

Para realizar un baño de asiento puede utilizar una bañera normal; sin embargo, también puede encontrar lavabos de asiento comerciales en tiendas o en línea. Son lavabos especialmente diseñados que se adaptan sobre un asiento de inodoro. Cualquiera que use depende de sus preferencias personales. Aquí la imagen muestra uno de estos lavabos.

baño de asiento para las hemorroides

Cómo ayuda el baño de asiento a calmar las hemorroides

El canal anal tiene muchas venas y vasos sanguíneos que corren a través de su revestimiento. Estos vasos se colocan bajo alta presión durante momentos prolongados de sentado o tensión que pueden resultar en hinchazón. La presión alta también puede provenir del peso extra de una persona con sobrepeso o embarazada.

El agua caliente es un vasodilatador, lo que significa que hace que los vasos sanguíneos se abran y relajan los músculos. Al aflojar la hemorroide tensa e hinchada, se alivia el dolor y la hemorroide puede incluso encogerse.

En el caso de que su hemorroide sea lo suficientemente severa como para requerir la extirpación quirúrgica, un baño de asiento también puede aliviar el dolor persistente y la incomodidad como parte del cuidado posterior.

Los baños de asiento también se pueden utilizar para aliviar el estreñimiento y fortalecer los músculos del suelo pélvico que pueden haberse debilitado debido a una lesión o al parto. También pueden proporcionar un alivio general en casos de piel irritada o con picazón.

Un baño de asiento se puede hacer con agua tibia, pero algunas personas pueden agregar sal, vinagre o bicarbonato de sodio (no ambos) para agregar un efecto de limpieza realzado.

Cómo realizar un baño de asiento

Antes de comenzar, es importante limpiar la tina/cuenca. Esto es cierto independientemente de si está usando una bañera o un producto de lavabo. Si utiliza un lavabo, asegúrese de que está firmemente asegurado una vez limpiado.

1- Primero, llene la tina con tres a cuatro pulgadas de agua. El agua debe estar caliente pero no lo suficiente para causar molestias. También debe llenar un frasco u otro recipiente con agua caliente y mantenerlo cerca.

Un baño de asiento toma tiempo y necesitará añadir agua de vez en cuando para mantener la temperatura adecuada. Si está usando aditivos como sales de Epsom o vinagre, mézclelos ahora.

2- Después, bájese los pantalones. Siéntese en el lavabo o en la tina para empezar a remojar el perineo. Si está usando una bañera, debe tratar de colocar las piernas sobre un lado para que el perineo quede suficientemente expuesto.

3- Remoje durante 15-20 minutos. Recuerde agregar más agua tibia según sea necesario para evitar que la temperatura disminuya.

4- Después que su tiempo haya terminado, levántese lentamente. Desde que un baño de asiento dilata los vasos sanguíneos, se sabe que las personas se marean o tienen un latido cardíaco rápido después de terminar uno. Esto es normal y pasará.

Idealmente, usted debe secarse el recto al aire para lograr la máxima suavidad. Como esto puede consumir mucho tiempo, otra opción es secar la zona con un paño suave de algodón.

Lo importante es no hacer un movimiento de limpieza ya que esto puede causar agitación. Para evitar que el sitio de las hemorroides se seque, puede aplicar geles como el preparado H también.

5- Por último, limpie y enjuague el lavabo o la tina con agua y jabón y recuerde lavarse las manos después de terminar.

Un baño de asiento se debe realizar dos veces al día, idealmente justo después de que usted tenga una evacuación intestinal. Una de las razones para esta sincronización es que un baño de asiento a veces puede relajar el canal anal lo suficiente como para inducir una evacuación intestinal.

Debido a la conexión entre el estreñimiento y las hemorroides, este resultado puede ser deseable. En cualquier caso, si esto ocurriera tendrá que limpiar a fondo la tina o lavabo y vaciar el agua lo antes posible después de pasar las heces.

Factores de riesgo a tener en cuenta

Un baño de asiento es perfectamente seguro, pero hay algunas posibles complicaciones a tener en cuenta. En casos raros, el perineo puede infectarse. Esto ocurre principalmente si usted tiene una herida quirúrgica o si la tina o el lavabo no se limpian adecuadamente de antemano. Si el dolor y/o la comezón empeoran o el área del perineo se pone roja e hinchada, deje de tomar baños de asiento inmediatamente.

Otras opciones para el alivio de las hemorroides

Un baño de asiento no necesita ser su única fuente de tratamiento para el dolor de las hemorroides. Hay varios remedios naturales adicionales que usted puede emplear junto con un baño de asiento para el máximo alivio:

  • Como se mencionó anteriormente, el esfuerzo en el inodoro puede agravar las hemorroides. Aumente su consumo de fibra y manténgase hidratado para ayudar a mover las heces y facilitar las evacuaciones intestinales.
  • Si es posible, báñese en lugar de ducharse. Esto ayudará a mantener limpia la zona anal y también proporcionará calor para el perineo.
  • Humedezca ligeramente el papel higiénico y dé palmaditas en lugar de limpiar después de una evacuación intestinal.
  • Evite usar papel higiénico previamente humedecido o cualquier producto perfumado. El perfume y el alcohol que estos productos contienen se secará y agravará el área rectal.

Resumiendo: si usted desea tratar sus hemorroides de manera natural, pruebe un baño de asiento para el alivio de las hemorroides. Se puede hacer en la privacidad de su propia casa, ayudar a aliviar el dolor así como aflojar las hemorroides inflamadas.